Joyería de Lujo

Origen de los pendientes

Los pendientes son accesorios de extrema importancia en la vida cotidiana femenina. Y, hoy en día son tan populares y son considerados como accesorios imprescindibles que, muchas mujeres, no salen de casa si no llevan puesto su par favorito. Hablamos del origen de los pendientes.

La historia de los pendientes ha sido estudiada a lo largo del tiempo por diversos estudiosos. Ya sea como un signo de riqueza o un objeto de identificación cultural. Los historiadores afirman que su uso se dio alrededor de 2500 A. C. De acuerdo con algunas creencias antiguas, se creía que los espíritus malignos podrían penetrar en el cuerpo de una persona a través de sus orificios. Con el propósito de evitar que esto sucediera, es que surgieron los primeros pendientes. Después de este hito, los pendientes comenzaron a ganar popularidad y estilo, y comenzaron a simbolizar la condición económica de sus usuarios; además de seguir cumpliendo, en muchos casos, sus papeles como talismanes.

Historia y origen de los pendientes

Originarios de Asia y Oriente Medio, los pendientes tenían dos formatos: los pendientes con diversas figuras y los de anillos. Funcionaban como indicadores de estatus sociales, y quien los usaban daba señal de contar con grandes riquezas. Entre los marineros, el tener una oreja perforada significaba que el usuario de la pendiente había viajado por todo el mundo o cruzado la línea del ecuador.

Durante el imperio romano, las piedras preciosas como zafiros, esmeraldas y aguas marinas eran ampliamente utilizadas para componer su diseño, y las mujeres ricas usaban los pendientes para mostrar su estatus social. Pero, en la edad media,la pobreza fue un grave problema entre la población del continente, y las joyas de metales declinaron significativamente, aunque el diseño continúo preservado y siguió utilizándose posteriormente. Durante este período, la atención se volvió hacia los peinados y vestimentas más elaborados, así como hacia los adornos en la cabeza. Como resultado de ello, los pendientes perdieron mucho de su atractivo, y sólo fueron empleados en contadas ocasiones.

Vab Cleef & Arpels - Pendientes Alhambra Magic

Sin embargo, durante el siglo XVI, los cabellos comenzaron a ser empleados al sujetarse en lo alto de la cabeza, dejando en evidencia buena parte del rostro De esta forma, los pendientes comenzaron a aparecer de nuevo, alrededor del año 1850. No obstante, perdieron popularidad una vez más, ya que, una vez más, los peinados con los cabellos sueltos pasaron a volverse una auténtica tendencia entre las familias aristócratas y la realeza. Además, la creencia religiosa y el comportamiento social de la época asociaban los pendientes con el paganismo, a la vanidad y los excesos morales.

A mediados del siglo XX, los pendientes resurgieron con más fuerza que nunca y con diferentes formas, tamaños y pesos; fue en este mismo periodo que se comenzó a experimentar más con su diseño. Así, se hicieron populares los modelos más discretos durante el día y los más impresionantes eran, generalmente, reservados para ser usados durante la noche. En la actualidad podemos ver una amplia gama de pendientes, con diversos estilos, materiales y precios, formando parte de los accesorios indispensables de mujeres y hombres alrededor de todo el mundo.

 

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com