Lifestyle

No más brillos indeseados en el maquillaje

Cambian los estilos de maquillaje, los tonos de rubor, en fin, la moda es una constante reinvención cuyo objetivo último es hacer brillar a la mujer. Sin embargo, cuando el brillo es excesivo, lejos de favorecer, opaca la belleza.

Todas aquellas personas que han recibido el estigma de tener una «piel grasa» conocen perfectamente los inconvenientes que tal condición acarrea: brillo desmesurado en la piel, una apariencia grasosa muy poco atractiva y dificultad en mantener los productos cosméticos en su lugar.

Si bien las pieles grasas tienen la ventaja de soportar mejor los signos de envejecimiento que las pieles secas, por ejemplo, que decaen prematuramente, el costo estético es bastante alto y no todos están dispuestos a pagarlo.

¿Qué se puede hacer al respecto? ¿Limpiar la piel de forma frenética para quitarle la grasa pero de paso también su capa protectora natural? ¿Convertir a la fuerza una piel grasa en una normal a punta de astringentes y productos con base en alcohol que la dañan progresivamente? ¿O abrazar las nuevas tecnologías que eliminan el brillo respetando la piel? La respuesta es obvia.

Brillos en el maquillaje

Brillos en el maquillaje

ESCUDO NATURAL

Todos los tipos de piel producen una cantidad determinada de sebo cutáneo, que es perfectamente normal, y que tiene la función de protegerla de las agresiones del medio ambiente. De hecho, la carencia de este sebo es la razón por la cual las pieles secas corren a embadurnarse de humectantes: sin esta capa protectora están desnudas, al descubierto, frágiles.

Las personas con pieles grasas producen cantidad excesiva de sebo lo que le da a sus rostros un aspecto brilloso, grasiento, que puede ir de leve a exagerado y que se centra en la muy mencionada zona T (frente, mejillas y mentón).

Erróneamente, las personas de piel grasa muchas veces creen que deben usar productos astringentes muy fuertes para contrarrestar el sebo pero esto es un error ya que dejan, como ya se mencionó, a la piel sin sus defensas naturales.

Afortunadamente, la tecnología cosmética ha encontrado nuevas armas para combatir el brillo excesivo del rostro. Y no lo hacen a través de la remoción de la capa grasa, sino que engañando al ojo de quien la observa.

JUEGO DE LUCES

Al menos dos grandes empresas de la cosmética han desarrollado tecnologías que juegan con los procesos de reflejo y refracción de la luz, actuando no directamente sobre la piel sino que en quienes la observan, incluyendo al dueño.

Se trata de microesferas de textura sedosa (casi unos polvos) que tienen la propiedad de arrebatarle a la piel una de sus características principales: la capacidad de reflejar la luz. De esta forma la piel no se ve arrebatada de su capa protectora natural pero queda visiblemente opaca, aunque la grasa sigue allí.

La razón por la cual la piel brilla es conocida en el mundo de la cosmética como el «efecto espejo». Lo que estas microesferas hacen es fraccionar la luz reflejada en rayos múltiples de intensidad mínima, lo que otorga un efecto mate inmediato y duradero.

PARA TODAS LAS NECESIDADES

Esta nueva tecnología se encuentra disponible para todos los casos de brillo excesivo, desde los más leves, hasta los más graves. Están incluidas en todos los productos habituales de tratamiento facial, es decir, limpiadores, astringentes y humectantes y, además, como un complemento aparte en geles, con alta concentración de microesferas, que sirven para retocar el rostro durante el día.

Sea cual sea su caso, si tiene piel grasa, existe una solución para usted, y lo que es mejor, una solución que respeta el rostro y sus características, sin dañarlo innecesariamente.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com