Lifestyle

Maquillarse con naturalidad

Hay mujeres que a al mirar a otras dicen: «¡Qué envidia! No tiene una gota de maquillaje y se ve espectacular!«. ¿Ni una gota de maquillaje? Ja. Y es que aunque muchas veces es preferible pecar de una cara lavada que de exceso de maquillaje, y si bien muchas mujeres cambian dramáticamente con un poco de colorete y el lápiz de labios aplicado en el ascensor, otras lucirían espectacularmente naturales si se supieran maquillar bien.

Y saberse maquillar empieza mucho antes de abrir el estuche con las pinturas. Empieza en el estado de la piel. Una piel limpia, hidratada y lozana casi no necesita maquillaje. Casi, porque no hay tal cosa como no necesitar maquillaje en absoluto. Así lo indican incluso quienes se ocupan de los rostros de modelos consagradas.

Antes de maquillarse es imprescindible pasar por un ritual de limpieza básico, sin descartar uno más profundo para al menos una vez por semana. El ritual básico comienza con remover en la noche el maquillaje, ya que la piel necesita respirar y los poros deben estar limpios para poder recibir cualquier crema de tratamiento, o simplemente para descansar como corresponde. Una leche de limpieza, esparcida por todo el rostro y retirada con una loción tónica que se ajuste al tipo de piel de cada cual, servirá. No deben quedar rastros de maquillaje, ya que esto tapará los poros. Luego, se puede aprovechar la noche para aplicarse algún tratamiento anti arrugas, anti estrés o hidratante, según sea su caso. Hay cremas especialmente diseñadas para que su efecto durante la noche sea más intenso.

Por la mañana, en la ducha o fuera de ella, debemos lavarse la cara con algún producto que no sea abrasivo. Mejor si es especial para el rostro. Recién entonces se puede pensar en maquillarse.

Una vez a la semana, no estará de más exfoliar el rostro para remover las células muertas y dejar la piel reluciente. También existen mascarillas que ayudan a una limpieza profunda. Si sufre de acné u otro problema del cutis, quizás sea necesario recurrir al dermatólogo para saber qué productos serán de más ayuda y qué evitar para no agravar el problema.

Maquillaje natural

Maquillaje natural

MENOS ES MÁS

Ese look de una cara lavada pero perfecta no se hace en un segundo. Y no se hace sin maquillaje. Y he quí el secreto de una cara lavada de película: maquillarse poco, pero estratégicamente, hace más por el rostro de cualquier mujer que toneladas de coloretes y cremas.

El secreto está en la base. No se puede salir a la calle sin una buena base de maquillaje. Esta debe ser del mismo color que la piel o un tono más oscuro, pero nunca más. La idea es verse natural y no como con una máscara. Vale la pena gastar más en una base que tenga una marca de confianza, y ojalá tenga factor solar. Si la piel grasa no conviene bases con aceite, sino en polvo.

Antes de la base será bueno corregir errores como manchas, ojeras o espinillas con un lápiz corrector. Cuando la piel parece de porcelana, se puede «salpicar» un poco de colorete sobre los pómulos, delinear el borde del ojo inferior por dentro con un lápiz blanco que dará la ilusión de un ojo más grande, y cerrar el look natural con unas pestañas encrespadas con rímel transparente.

En este look -que de cara lavada no tiene nada- no se deben olvidar las cejas, que pueden pintarse levemente de ser necesario. Si se agrega brillo en los labios o un toque de sombra blanca justo debajo de la ceja y al medio, la mirada resultará muy abierta y natural.

Ese un rostro que realmente está bien pintado, pero para nada recargado. Menos es más, y na piel preparada para el maquillaje, es decir limpia e hidratada, es más importante aún que el maquillaje mismo.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com