Coches de lujo

Este es uno de las cuatro Ferrari F50 negros que hay en el mundo

El Ferrari F50 es incomprendido. A pesar de tener un motor V12 que proviene de la Fórmula 1 (y, por consecuencia, cuenta con un rugido animal y un rendimiento superior a otros autos semejantes), cuenta con un aspecto muy controvertido; además, vino al mundo después del F40, por lo que su misión como buque insignia de Ferrari ha sido mucho más complicada.

También, el Ferrari F50 es más caro que el F40: mientras que este último tuvo 1.311 unidades fabricadas, el F50 sólo tuvo 349. La mayoría de ellos, como ya debes haber imaginado, fue pintado en rojo Rosso Corsa, el color clásico de Ferrari desde hace décadas. Pero hay coches de otros colores. Ocho F50 fueron pintadas de rojo Rosso Barchetta, un tono más oscuro; cuatro de plata Argento Nürburgring, y cuatro de negro Nero Daytona. El coche de estas fotos, como te habrás dado cuenta, es uno de ellos.
Ferrari F50 de color negro

Y es aún más especial, ya que es uno de los dos únicos ejemplares de especificación americana pintados en color negro. Por si esto no fuera poco, es el único que se encuentra funcionando: el otro fue destruido en un accidente en el 2013.

El F50 americano difiere de la europea en detalles estéticos: el parachoques delantero sobresale un poco más, hay repetidores de los intermitentes laterales y las luces delanteras tienen lentes ámbar, y no blancos.

En más, los coches europeos y americanos son idénticos, lo que significa que este coche tiene un chasis de tipo monocasco de fibra de carbono y el cambio manual de cinco marchas como componente estructural. Los componentes de la suspensión (doble-A en las cuatro esquinas, con amortiguadores ajustables de Bilstein) son fijados directamente en la carcasa del cambio, como en el automovilismo de Fórmula 1.

Por cierto, el motor V12 fue desarrollado a partir del motor de 3,5 litros y 690 cv del Ferrari 641, el coche con el que la Scuderia compitió en la temporada de 1990 de la F1. En aquel año, la categoría estaba bajo el dominio de la escudería McLaren de Ayrton Senna, lo que hacía que el segundo lugar que Ferrari ganó en ese año fuera un gran logro.

Con el bloque de hierro fundido, cabezales de aluminio, pistones forjados, bielas de titanio y cigüeñal de acero, el motor es alimentado por un sistema de inyección electrónica secuencial y es capaz de girar hasta 8.640 rpm. La potencia es de 520 cv a 6.500 rpm, mientras que el par se encuentra en el 47,9 mkgf también a 6.500 rpm. Suficiente para llegar a los 100 km/h en tan sólo 3,7 segundos, con una máxima de 325 km/h. El cuarto de milla es cumplido en 12,1 segundos, a 198 km/h.

Por ello, el F50, cuando fue lanzado, no se parecía en nada a ninguno de las Ferrari contemporáneos y, a pesar de mantener las proporciones generales del F40, tenía una estética totalmente diferente, cambiando las líneas rectas y el encanto de los faros por las curvas y los lentes.

Ferrari F50 negro

Ferrari, por supuesto, siempre supo que la F50 era increíble. En ocasión de su lanzamiento, en 1995, Luca di Montezemolo (presidente de la marca), Piero Lardi Ferrari (el hijo de Enzo), Sergio Pininfarina (el diseñador de la F50) y Niki Lauda (que, en la época, pilotaba para la Scuderia) estaban presentes.

En realidad, para el fabricante, el Ferrari F50 era tan especial que no fue vendido tradicionalmente, y sí ofrecida por leasing – una especie de “contrato de alquiler” en el cual se paga mensualmente para usar el coche y se devuelve en el plazo especificado. En el caso del F50, era necesario pagar una entrada de US$ 240 mil (en 1995), más 24 pagos de$ 5.600 y, al cabo de dos años, más de US$ 150.000 para llevarse el coche a casa. En total, era necesario gastar más de US$ 520 mil. El equivalente a US$ 825 mil actuales.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com