Lifestyle

Dime cómo vistes y te diré quién eres

El modo de vestir refleja, en gran parte, la personalidad de las personas. En este sentido, la ropa se presenta como un lenguaje no verbal que informa sobre el humor, los gustos, deseos sexuales e, incluso, sobre la nacionalidad de quien la lleva.

Este elemento ha sido objeto de estudio de Ariel Essential que ha hecho un análisis cuantitativo, a nivel internacional, que pretende mostrarnos cuáles son las tendencias y los hábitos actuales a la hora de vestir. La importancia que tiene la ropa en la vida de las personas varía según los diferentes países; para las regiones del sur, la vestimenta tiene un mayor impacto emocional que en los países del norte.

El valor sexual de las prendas

Algunos valores sexuales y sensuales se asocian a determinadas prendas y tejidos. Resulta curioso saber como la mayoría de los europeos reconocen sus gustos por la ropa sexy, siempre y cuando no sea su propia pareja quien la lleve. Uno de los ejemplos más claros de tejidos considerados como sexy en los países «cálidos», es el cuero; pero la tendencia a desvestir a estas prendas de dicho valor se da en los países del norte de Europa; el 63% de los alemanes no consideran las prendas de cuero como sexys. Respecto a la ropa «atrevida» y ceñida que visten las mujeres, parece que en algo hemos avanzado, ya que la mayoría de los hombres creen que la intención de éstas no es llamar la atención. Aún así quedan algunos mal pensados que creen que vestir con este tipo de prendas alberga intenciones provocativas. Estos datos ponen de manifiesto una vieja polémica que aún continúa, sobre qué es lo realmente erótico: ¿es el vestido o, por el contrario, el desvestido?

Formas de vestir

Formas de vestir

El significado de los colores en la ropa

Los colores forman otro de los lenguajes que comunican datos de las personas. La sicología afirma que «los colores son el alma de las formas». Su capacidad para transmitirnos mensajes sobre el carácter y las emociones, aparecen en los resultados del estudio de Ariel Esential. Hay colores estimulantes que transmiten vitalidad y dinamismo, colores sedantes que aportan tranquilidad e, incluso, colores neutros. Hay quienes manifiestan que la ropa «llena de color» indica que quien la lleva tiene un alma vitalista, animada y atrayente; y que la utilización intencionada del color en las prendas levanta el estado de ánimo.

La ropa oscura tradicionalmente es asociada por algunos como un identificador del carácter pesimista y negativo; aunque en nuestros días es símbolo de status y elegancia. El rojo, cuya visión aumenta el ritmo de nuestras constantes vitales, nos excita sexualmente e, incluso, puede provocar agresividad, el amarillo indica alegría y vitalidad, el verde refleja la fuerza vital, la naturaleza y la esperanza; el azul y el violeta son colores sedantes, y el blanco nos transmite paz, honestidad, pureza e higiene.

El disfrute de estrenar la ropa

La importancia emocional que se otorga a la ropa, sobre todo en los países del Sur, incide directamente en la gran importancia que adquieren otros hábitos relacionados con ésta: adquirirla, estrenarla, cuidarla… La mayoría de las personas reconocen que estrenar ropa les proporciona un alto grado de felicidad y disfrute; y son muchos los psicólogos que recomiendan a sus pacientes que se compren ropa para mejorar su autoestima y combatir la depresión. La misma sensación positiva se manifiesta cuando se usa ropa recién lavada; quizá por ese motivo se afirma que hacer la colada estimula la energía.

El estilo a la hora de vestir

Si hablamos de elegancia y estilo a la hora de vestir, los británicos aparecen como los peores vestidos de toda Europa; mientras que para la mayoría de los europeos Italia y Francia son los países en los que mejor se viste. Las costumbres en el discurso sobre el vestir son diferentes en cada país. Si nos encontramos a una persona cercana mal vestida, a la que le sienta mal lo que lleva puesto, las conductas serían muy diferentes según el país en el que nos encontráramos. En el sur de Europa la prudencia sería la norma más habitual y se optaría por el silencio; en cambio en los países latinos así como en los nórdicos, no existen prejuicios y no se dudaría en hacer llegar a los allegados que lo que visten no les sienta realmente bien.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com