Consejos para un matrimonio feliz

La mayor parte de los que hemos optado por estar casados lo hacemos con la esperanza de satisfacer todas las esperanzas, aspiraciones, deseos y necesidades de un hombre y una mujer durante la vida.

No obstante aunque el matrimonio haya podido sobrevivir a la prueba del tiempo y los desafíos de la sociedad moderna, no es posible satisfacer las necesidades mutuas sin un esfuerzo consciente que implique el conocimiento de las mismas y el compromiso mutuo de hacer que el matrimonio funcione.

La lista que viene a continuación pretende ser una guía que ayude en la convivencia cotidiana de la futura relación.

Las necesidades de la pareja

En un matrimonio, cada cónyuge tiene necesidades, esperanzas, requerimientos, aspiraciones y deseos.

Las necesidades son los cimientos de un matrimonio, por qué si no se satisfacen las necesidades básicas de cada cónyuge, el matrimonio no apoyará nunca los deseos de la pareja.

Los hombres y las mujeres son diferentes física y emocionalmente, fueron educados de forma diferente, con diferentes normas de comportamiento y aspiraciones diferentes. Una mujer que tiene un bebé tiene la necesidad y el deseo emocional de compartir todo con ese bebé, mientras que tal vez este deseo no se presente con la misma intensidad en su pareja.

Las necesidades del hombre y la mujer en el matrimonio, son muy diferentes.

Sin embargo, se supone que la pareja cuenta con dos cosas básicas. Primero, hablan entre sí o comparten algún grado de comunicación y segundo, tienen un nivel aceptable de sexo.

Las necesidades de ella

- La primera necesidad de ella es el AMOR. Es decisivo que el hombre comprenda que el amor es una necesidad sumamente importante para ella. Debe entregarle amor constantemente, con palabras y acciones. No puede asumir, que porque se lo expresó en una ocasión o una semana antes, ella todavía siente su amor en la actualidad.

- La segunda necesidad de una mujer es la ATENCION. El hombre da la atención animándola para que se exprese y escuchando, preguntando sobre las cosas que le interesan y sus sentimientos.

- La tercera necesidad de ella es la FORTALEZA. Ella desea tomar parte en las decisiones y que la consulten, pero desea un hombre que tenga la seguridad para tomar la decisión final. Espera que él pueda ser tan suave como el terciopelo y aún así, ser fuerte.

Matrimonio feliz

Matrimonio feliz

Las necesidades de él

- La primera necesidad de él es la CONFIANZA, necesita saber que ella confía plena y totalmente en él en cualquier situación.

- La segunda necesidad de él es el TIEMPO. Los hombres necesitan pasar tiempo con otros hombres o bien lejos de la esposa y la familia, esto alivia la tensión y asegura su imagen independiente.

- La tercera necesidad de él es el APOYO. Ella deberá proporcionarle la sensación de que vivirá su vida consagrada a él. Este apoyo le dará seguridad para hacer todo lo que tiene que hacer.

Relación de necesidades en la pareja

Si ella recibe amor y la sensación de que ninguna otra mujer en el mundo comparte con él esa relación, automáticamente confiará en él.

Si él da a ella la atención que necesita, ella le dará automáticamente el tiempo que él necesita.

¿Cómo tener un matrimonio feliz?

COMUNICACIÓN
Uno de los peores enemigos de una pareja es el silencio, es una barrera que separa, confunde y lleva a malas interpretaciones.

Si ante algún conflicto decidís callaros, sólo conseguiréis distanciaros física y psicológicamente.

Si no habéis convivido antes tal vez después de la boda surjan pequeños desacuerdos naturales y lógicos que toda nueva situación provoca.
Tratad de tomarlo con naturalidad y sobre todo ejercitad el diálogo y la comprensión.

RESPETO
El matrimonio y la convivencia no implican que hayáis dejado de ser dos para convertirse en uno. Por lo tanto es importante respetar la individualidad y los espacios personales, para de esa manera poder gozar plenamente de todo lo que tenéis para compartir.

PACIENCIA
Tenéis que aprender a no perder los nervios ante situaciones insignificantes, muchas veces un detalle sin importancia puede transformarse en un gran problema, y al recapacitar nadie sabe por qué empezó la discusión.

Se trata entonces de tener paciencia y emplear todas las energías para construir una convivencia placentera.

COMPLICIDAD Y SORPRESA
La relación debe renovarse todos los días, el compromiso se profundiza día a día mediante los pequeños detalles, que hagan sentir al otro querido.
La complicidad, la sorpresa y la dedicación os permitirán establecer una convivencia renovada y alegre.

HUMOR Y DIVERSIÓN
Juegos, bromas, diversión y sentido del humor son claves a la hora de iniciar la convivencia.
Aprender a reírnos de nosotros mismos y de ciertas situaciones que de tomarlas en serio podrían transformarse en verdaderos conflictos cuando en realidad son tonterías.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *