Cultura

Conoce las mayores extravagancias de los famosos

Esta semana, el diario inglés «The Sun» informó que Brad Pitt gastó cerca de US$ 80 mil en la construcción de une laberinto para su hámster. El marido de Angelina Jolie habría planeado una verdadera obra arquitectónica para sus mascotas, pero el galán no es la única celebridad en llevar a cabo estas extravagancias.

La socialité más famosa del mundo, Paris Hilton, tampoco se queda atrás. Con dos plantas, aire acondicionado, un dormitorio con vestidor, piscina, una escalera de caracol y hasta lámparas de araña, mandó a construir una «casita» para sus, siendo una réplica de su mansión de Beverly Hills; extravagancia que costó más de US$ 325 mil.

Las excentricidades entre los famosos siempre han existido. En 1969, el actor Richard Burton compró un anillo de diamantes para su entonces mujer Elizabeth Taylor. La piedra, con 69,42 quilates y en forma de pera, se hizo conocida en el mundo entero como «Taylor-Burton». En 1978, la intérprete de «Cleopatra” anunció que quería vender la joya y que planeaba usar parte de los ingresos para construir un hospital. Los posibles compradores tuvieron que pagar US$ 2,5 mil para cubrir los costes de mostrarlo. En junio de 1979, fue vendido por casi US$ 3 millones y en la actualidad la obra se encuentra en Arabia Saudita.

El mejor amigo de la actriz, el no menos polémico Michael Jackson, gustaba de gastar su fortuna de las maneras más extravagantes. En su rancho de Neverland, por ejemplo, donde el Rey del Pop vivió entre 1988 y 2005, había un zoológico y un parque de atracciones dentro de sus 1120 hectáreas. La propiedad ubicada en Santa Barbara, California, fue vendida por más de US$ 25 millones a una empresa inmobiliaria tras la muerte de la estrella.

Y cuando dos famosos se unen, casi siempre acontecen eventos llenos de ostentación. El matrimonio de Tom Cruise y Katie Holmes, que se produjo en 2006, es un fiel ejemplo de esto. Un castillo italiano del siglo XV fue elegido como escenario y la novia portó un vestido firmado por Giorgio Armani. Para embalar en la ceremonia, Andrea Bocelli, se presentó. La «fiesta» costó cerca de US$ 2 millones.

Otro matrimonio que llamó la atención, esta vez con personalidades brasileñas, también sucedió en un castillo. En febrero de 2005, Ronaldo, el Fenómeno, y Daniella Cicarelli, intercambiaron alianzas en el Chateau de Chantilly, en una propiedad del siglo XVII. Sólo el alquiler del espacio costó más de $ 70 mil dólares. Para animar la noche, el famoso DJ Fat Boy Slim y la banda Maná fueron contratados.

Cuando el asunto es la fiesta, no hay nada comparable al primer año de Sasha Meneghel, celebrado en 1999. Con el tema «Reino de Sasha», 800 invitados fueron recibidos por 40 azafatas y animadores vestidos con ropa de safari y conducidos por el jardín en carritos de golf. Para divertir a los niños, un restaurante McDonald’s se armó en el lugar, entro otras excentricidades que fueron dispuestas para divertir a los invitados (chicos y grandes).

 

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com