Lujo

Conoce las gemas más populares y solicitadas

Diamante

El diamante es, entre las piedras preciosas, la más valiosa y resistente. El significado de su nombre proviene del griego adamas, que significa inconquistable. Este mineral es una forma de carbono, así como el grafito y el carbón; la diferencia es que el diamante se cristaliza a presiones y temperaturas extremadamente altas.

Sus colores pueden variar de transparente a azul, verde, rosa y rara vez de color rojo, pudiendo también ser amarillos o marrones. De estos tipos, los más valiosos son los incoloros y los de colores fuertes o raros. Los estudios muestran que el diamante se forma en la parte interna de la tierra, en profundidades de 100 a 200 km. Una característica muy interesante de esta gema es la tendencia de aparición de una luz fluorescente azul mate, cuando se expone a los rayos X. Esta técnica es utilizada para separar el diamante de la roca huésped, bruta.

Ópalo

El ópalo se divide en dos clasificaciones: el ópalo precioso, y el ópalo común. Su nombre deriva de upala, que significa ‘piedra preciosa’. Su principal característica son las numerosas coloraciones fundidas, que forman un juego de colores precioso.

El ópalo es una de las pocas piedras preciosas que no es cristalina. Los colores varían: en ópalo blanco y colores claros, claros, y en ópalos oscuros, en colores son marrones, grises y negros.

En el ópalo de fuego, los colores son generalmente más anaranjados y rojos.

Los romanos creían que era símbolo de pureza y esperanza. En la Era Medieval, los hombres creían que el ópalo tenía poderes sanadores; así, lo usaban para curar enfermedades de los ojos.

Esmeralda y aguamarina

La esmeralda y aguamarina son variaciones del mineral berilo y tienen la misma composición. Las impurezas en la composición de esas piedras labran sus colores, como por ejemplo, el verde aterciopelado de las esmeraldas. El hierro también puede dar origen a los colores azules y verdosos del agua marina.

Las esmeraldas son las más apreciadas y valiosas, ya que las perfectas son extremadamente raras.

El agua marina fue descubierta en Madagascar, país africano. Es una joya delicada y sensible a la presión. Cuando se utiliza en joyería se recomienda tener mucho cuidado, ya que es una piedra muy frágil.

Mientras que la esmeralda fue descubierta en el desierto de Egipto, hace unos 5000 años; es considerada como la quinta gema más cara del mundo, sólo superada por el diamante, rubí, alejandrita y zafiro.

Alejandrita

Es una de las piedras más raras que se pueden encontrar en la naturaleza. Una gran característica de esta piedra son los efectos ópticos causados en ella por la luz, que pueden cambiar su color. De día, la alejandrita puede tener con tonos verdosos, amarillos, marrones, grises y azules, y de noche se encuentra más rojiza. Fue descubierta en Rusia, en 1883.

Esta gema tiene un grado de dureza alto, el calor excesivo también puede influir fuertemente en el cambio de su color.

Rubí y Zafiro

El rubí y el zafiro son piedras con colores muy intensos. Las dos gemas son variaciones del corindón, un mineral muy duro. Así como la mayoría de las piedras, sus colores se derivan de impurezas en su fórmula.

Los rubíes generalmente tienen formatos planos, mientras que los zafiros tienen formas de barriles o pirámides. Ambos son pleocroicos, por lo que su elaboración debe ser cuidadosa, para que presenten un mejor color.

Amatista

También conocida como cuarzo-violeta, la amatista es una variante de la familia del cuarzo, generalmente de color violeta o púrpura, a causa de la presencia del hierro, del manganeso y del titanio en su composición. Si se expone al sol, su color puede debilitarse. Se forma en las cavidades de las rocas volcánicas o en la pegmatita.

Su nombre viene del griego “amethystos”, que quiere decir “sobrio”. En la antigüedad, se creía que esta piedra daba estabilidad, suerte y protección.

Topacio

En los tiempos antiguos, todas las gemas de color amarillento, eran consideradas topacios. Fue hasta 1737 que se logró diferenciar los topacios de las otras gemas de color amarillento. Sus colores pueden variar entre el amarillo, anaranjado, marrón y rosa.

Su nombre viene del griego ‘Topazus’, que era el nombre de una isla en el Mar Rojo. El significado de la palabra es ‘buscar’, expresión que caracterizaba a la isla, ya que siempre estaba rodeada de niebla y era difícil de encontrar. En su fórmula más pura es incolora, pero gana generalmente el color amarillo gracias a las impurezas.

Actualmente, se han encontrado topacios de cerca de 100 kilos, en Ucrania, país de Europa Oriental.

El topacio en forma bruta debe de tener un cuidado especial, ya que de esta forma, se puede partir en rodajas fácilmente.

Otras variaciones del topacio son el topacio imperial, que puede ser hasta de color lila, y el topacio azul, que también puede tener otras variaciones de azul, como el azul celeste, azul-suizo y el azul cobalto.

Turquesa

La turquesa es una piedra admirada desde la antigüedad, cuando los egipcios empezaron a extraerla, hace 6000 años, y también fue una de las primeras piedras en ser imitada. Es un mineral de composición de fosfato con algunos otros minerales miniatura. Se produce generalmente en las rocas de las regiones áridas.

Su color, un azul único, lleva el nombre de una variación, ‘turquesa’, que se debe a la presencia de cobre en su composición. En la actualidad, la mayoría de las turquesas se produce en el suroeste de los Estados Unidos, pero también puede ser encontrada en abundancia en China e Irán.

 

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com