Lifestyle

432 Park Avenue: la vivienda vertical más lujosa de Nueva York

En la segunda mitad de la década de 1920, la ciudad de Nueva York contaba con ciento cincuenta nuevas construcciones grandiosas y eficientes, todas dirigidas a aquellos que estaban dispuestos a “vivir en las alturas”. Uno de estos edificios emblemáticos era el famoso hotel Ritz de la Torre, que marcó el inicio de la vivienda vertical de lujo en la ciudad. Exclusividad, este es el tipo de riqueza que la mayoría de las metrópolis en el mundo debe ofrecer en los próximos años. El avance tecnológico, la densidad de población y el deseo de maximizar el suelo, hace que la arquitectura actual se encuentre más orientada a la planificación urbana. Y, para albergar a más personas en las grandes ciudades, sólo hay una solución, construir hacia arriba. Con esto, atrevidos proyectos han surgido en la gran manzana, como el 432 Park Avenue, en Manhattan.

Nueva York siempre ha sido conocida por tener hermosos edificios antiguos. Pero el constante deseo de los ricos por el estilo de vida urbano en esta ciudad está en eterna transformación. Una empresa recién lanzada siempre acaba convirtiéndose en referencia para un futuro edificio. Cada nuevo proyecto contribuye, de manera positiva o negativa, a la manera de cómo se percibe la ciudad y en el cambio de su paisaje. Pues el 432 Park Avenue, ha causado buenas discusiones entre los neoyorquinos desde que comenzó su construcción en el año 2012. Se espera que este sea el inicio de un cambio urbano que haga cambiar totalmente el skyline de la ciudad. Esto haría desaparecer de la vista los grandes iconos de la arquitectura, como el Empire State y el Chrysler Building.

El arquitecto ideó, para cada una de las 12 plantas, dos pisos vacíos para el paso del viento, aliviando la presión que el aire ejerce sobre las fachadas.

Construido en hormigón, acero y vidrio; e inaugurado en diciembre de 2015, el 432 Park Avenue es un rascacielos de alto estándar construido en el centro de la isla de Manhattan, cerca del Central Park. El edificio sustituyó el Drake Hotel, que había sido construido en 1926 y que tenía cuatrocientos noventa y cinco habitaciones. El proyecto fue ideado por el arquitecto uruguayo Rafael Viñoly y desarrollado por The Macklowe Organization. Rafael fue uno de los finalistas en el concurso para el nuevo World Trade Center. Su nuevo reto era crear un edificio que fuera la “Nueva cara de Nueva York”. Y lo logró. El 432 Park, diseñado por él, es considerado como el tercer edificio más alto de Nueva York y el edificio residencial más alto de las Américas.

Dentro de los nueve mil metros cuadrados de superficie están noventa y seis plantas y ciento y quince unidades de apartamentos. La planta baja estándar, cuadrada, desarrolla una volumetría esbelta, de silueta recta, que llega a los cuatrocientos y veinte y cinco metros de altura. Las fachadas tienen líneas limpias, con paredes y ventanas gigantescas, propias de la contemporaneidad. Estas características, pertenecientes al 432 Park Avenue, son inusuales entre los edificios de Nueva York. Y estos datos asombrosos representan solamente una pequeña porción de este nuevo símbolo de riqueza y ostentación de NY.

Sin duda, la majestuosa vista de la ciudad será el principal placer de quien vive en uno de los apartamentos del 432 Park Avenue. Sin embargo, hay muchos otros atractivos dentro de la propiedad. Estará a disposición de los residentes una sala de conferencias, auditorio, gimnasio, spa, sala de juegos, biblioteca, cine, restaurantes, jardines y una piscina con doce metros de longitud. Cada apartamento tiene su sistema de acceso privado y los usuarios pueden solicitar el servicio de habitación y chofer.

La menor unidad habitacional, en este edificio, tiene tres habitaciones y se encuentra a ciento setenta metros de altura. La más grande, tiene siete habitaciones y se encuentra a trescientos ochenta y siete metros. Los apartamentos tienen techos de casi cinco metros. Son viviendas muy luminosas, con ventanas que siguen la dimensión de tres por tres metros – total de noventa y seis en todo el edificio. Como acabado interior, hay suelos de roble, para las zonas íntimas, como las suites; y en mármol en las zonas comunes, como en la cocina y en los baños. La penthouse de lujo, que cuenta con salas gigantescas y hasta un restaurante particular, tiene una vista del Central Park, el Río Hudson, el Río este, el Océano Atlántico y muchos otros edificios emblemáticos de Nueva York.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com